Unificación monetaria, uno de los pendientes para las reformas de Cuba

Fuente cotidiana de problemas para los cubanos. (Bloomberg)

Unificar las dos monedas que circulan en Cuba, así como los tipos de cambio vigentes, parece ser uno de los mayores dolores de cabeza del gobierno de la isla sin que nadie, oficial o extraoficialmente, se atreva a vaticinar cuándo terminará el tormento en esta etapa de transformaciones en la política económica e internacional.

El presidente Raúl Castro afirmó hace un año que “no habrá una política de choque” en la reforma y aseguró que la unificación respetará los ahorros de los cubanos en los bancos o debajo del colchón, mientras que el peso nacional (denominado CUP por sus siglas) será el sobreviviente.

Pero el tiempo pasa y la duplicidad agranda su huella desde que irrumpió en 1993, cuando el país vivía la crisis por la desaparición de la Unión Soviética, su principal mercado (que absorbía 85 por ciento de las ventas), así como sostén político. En ese periodo, cuando los cortes de electricidad llegaron a 16 horas diarias por la escasez de petróleo, el presidente Fidel Castro autorizó la libre circulación del dólar ––hasta ese momento su tenencia estaba penada con cárcel–– junto al peso para, entre otras metas, drenar el exceso de liquidez que se disparó por los comercios vacíos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s