¿Qué significa para Cuba que EE.UU. la saque de su lista de patrocinadores de terrorismo?

Banderas

Desde 1982, Cuba ha formado parte de esa “lista negra” que elabora anualmente el Departamento de Estado y que también incluye a Irán, Sudán y Siria.

Washington había argumentado que la isla supuestamente ofreció refugio a miembros del grupo separatista vasco ETA y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de albergar a reconocidos fugitivos estadounidenses.

Pero en medio de las negociaciones que anunciaron los dos países en diciembre, la inclusión de Cuba resultaba un problema inminente, rechazado abiertamente por La Habana, y también una gran paradoja, pues Washington estaba acercándose a un país al que consideraba patrocinador del terrorismo.

Así, este martes el presidente Barack Obama le envió al Congreso un informe en el que certifica que el gobierno de Cuba no ha apoyado el terrorismo internacional en los últimos seis meses y no lo hará en el futuro.

El anuncio es la decisión concreta más importante del gobierno estadounidense, dentro de sus potestades, sobre su intención de desmontar las estructuras que durante tanto tiempo impidieron un vínculo entre las dos naciones, según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow.

Todavía, claro está, queda el embargo económico, pero como se trata de una ley, su retiro no está en manos del ejecutivo sino del Congreso, donde hay una serie de opositores de peso como los senadores Marco Rubio y Robert Menéndez.

A los cuatro países que considera patrocinadores del terrorismo, Washington les ha prohibido exportar o vender armamento, controla ciertas exportaciones que mejorarían sus capacidades militares y restringe su asistencia económica.

En el caso particular de Cuba, estas sanciones ahondaban las que ya habían sido impuestas de manera más extensa por el embargo económico, que sigue vigente y continúa definiendo la relación entre los dos países.

Así, Cuba seguirá afectado por restricciones históricas, aunque el anuncio servirá para que baje “la prioridad en la implementación de sanciones”, según le dice a BBC Mundo Arturo López Levy, investigador de temas cubanos en la facultad de Estudios Internacionales en la universidad de Denver, Colorado.

Pero quizás el efecto más importante de la decisión radica en que cambia la mirada con la que el gobierno de Estados Unidos ve oficialmente a la isla.

Por otro lado, la decisión de Washington también responde a las demandas de Cuba, presentadas una y otra vez en los últimos meses, de que sea retirado de esa lista de que considera “injusta” e “infundada”.

Así, Washington confirma que, a su juicio, el gobierno de Raúl Castro no ha apoyado el terrorismo internacional en el pasado inmediato y ofrece garantías de que no lo hará de nuevo.

Esos fueron los dos elementos clave que el Departamento de Estado debió revisar antes de presentarle su recomendación a la Casa Blanca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s